LIBROS

Existen dos cosas importantes en la impresión de un libro. La elección del tipo de portada y la encuadernación que se va utilizar.
Podemos utilizar una encuadernación con tapa blanda también llamada rústica o una encuadernación con tapa dura.
La diferencia está en que mientras para la tapa dura se suele emplear un cartón, plástico o material duro y así proteger el ejemplar en toda su superficie, en la tapa blanda el material empleado para esta cubierta es más fino y flexible.

Libro catálogo Tomates

Libro catálogo de para dura e interior impreso a todo color encolado.

Libro Ajuntament Vilanova del Vallès

Libro encuadernado con tapa blanda o rústica cola PUR.

TIPOS DE ENCUADERNACIÓN

A partir de que la cubierta sea dura o blanda existen tres formas de adherir las hojas de la tripa de un libro a esta portada.
Encuadernación rústica fresada, cosida y cola PUR.

ENCUADERNACIÓN RÚSTICA FRESADA

La encuadernación fresada o también conocida como encolada a la americana, es una encuadernación muy sencilla y rápida de realizar, en la cual las hojas se cortan por el lomo y se engancha la portada con cola.

La principal ventaja es el bajo precio del proceso.

ENCUADERNACIÓN RÚSTICA COSIDA

En este caso, la impresión de los libros se hace formando pliegos. Estos se cosen entre sí en bloque para seguir la paginación del ejemplar. Se le aplica una cola caliente para unirlos a la cubierta.

Esta es la versión más duradera y de calidad de todas las vertientes de la encuadernación rústica.

ENCUADERNACIÓN RÚSTICA PUR

La consistencia de esta encuadernación es similar a la cosida, pero la elaboración se aproxima más a la fresada.

El adhesivo PUR  es muy resistente y tan solo se precisa un tercio del necesario en la versión fresada para lograr los mismos resultados. La resistencia del pegamento une con más firmeza a las hojas por lo que la duración es mucho más larga que en otros casos ya que impide que las hojas se despeguen del interior durante más tiempo.

La principal ventaja es que se reducen enormemente los tiempos de producción.

Este método se utiliza en ejemplares que deban resistir un uso intensivo, como revistas y catálogos corporativos, publicaciones periódicas y libros de bolsillo.